LA CENA DEL SILENCIO

Protesta por la defensa de los peces

El 11 de abril más de 15 activistas salieron a las calles a exigir el fin del consumo de animales y sus derivados por medio de una puesta escénica al frente del CAM. La escena consistió en la representación de una cena típica de familia en Semana Santa, teniendo sobre sus platos partes de animales tales como ojos, órganos, carne y demás. El mensaje principal del performance se encontraba en la mitad, donde una persona representó a Jesús con un cartel que contenía los 10 mandamientos y se resaltaba uno de ellos: No matarás, mientras al frente miraba de manera desconcertada el cadáver de un pez. Los comensales, por otra parte, se encontraban muy felices consumiendo los cadáveres y bebiendo sangre, lo cual representó la realidad que existe detrás de cada pedazo de carne que las personas compran.

El objetivo de la actividad consistió en poner en evidencia una de las prácticas más comunes en Semana Santa: el consumo de peces, lo cual preocupa de gran manera a los activistas por los derechos de los animales, ya que en Colombia se asesinan anualmente 480.000 toneladas de peces y en Semana Santa el consumo aumenta en un 350%. Estas cifras son supremamente alarmantes, ya que el asesinato es tan grande, que no pueden contarse la cantidad de individuos que son asesinados, por lo que toca medirlos en toneladas. En este sentido, los peces, que son considerados seres sintientes, seres que pueden percibir dolor y placer, viven un holocausto animal diario a causa de las diferentes industrias que inciden en la pesca o en la acuicultura. La idea de salir a las calles es de informar a la ciudadanía sobre las cifras tan alarmantes del consumo de animales y realizar una invitación a adoptar una semana santa bajo el mandamiento de “No matarás” que incluya a todos los animales.

La defensa de estos seres sintientes es considerada como una obligación moral, ya que son víctimas que suelen ser olvidadas incluso por el mismo movimiento. Es importante resaltar que ellos, como todos los animales, también sienten, también tienen interés en preservar su vida y las tradiciones que atentan contra la vida de ellos deben replantearse su forma de ver a los animales, los cuales no son objetos de consumo, sino sujetos de derechos morales. La invitación es, por tanto, vivir esta época de reflexión como una oportunidad para adoptar una postura ética a favor de los animales y promover el amor y la paz que son de resaltar en estas fechas.

Veganismo es justicia.
Todos Somos 269.

Más fotos en:
https://www.facebook.com/pg/dfensanimal/photos/?tab=album&album_id=2792899987419451

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *